El dinosaurio ‘cervantino’ que se paseó por Cuenca


Lohuecotitan excava2

El paleontólogo de la UNED Francisco Ortega, posando en el yacimiento junto a los fósiles del dinosaurio.

ROSA M. TRISTÁN

Va para 10 años que las obras del AVE a Valencia nos descubrieron, a su paso por el municipio de Fuentes (en Cuenca) uno de los yacimientos paleontológicos más importantes de la Península Ibérica, en lo que a dinosaurios del Cretácico se refiere. Es el tiempo que ha tenido que pasar el Lohuecotitan pandafilandi pudiera ser bautizado y registrado oficialmente para la ciencia como el gigantesco titanosaurio que fue, por cierto uno de los últimos grandes saurios que habitaron la Tierra. Durante todo este tiempo, buena parte lo pasó guardado en los cajones de aquel gigantesco almacén de huesos que visité en 2008 en las cercanías del yacimiento de Lo Hueco, lugar en el que fue encontrado y al que debe su nombre. Fue una visita que no olvidaré porque mientras el paleontólogo Francisco Ortega me enseñaba el lugar, mis manos tropezaron con una piedra que resultó ser un pedazo de fósil de aquellos seres del pasado. A saber si era uno de los restos que ahora se presentan…

El apellido del gigante le viene de otro manchego, el monstruo Pandafilando de la Fosca Vista al que dió vida la imaginación de Miguel de Cervantes en su incomparable ‘Don Quijote de la Mancha’. 

El 'Lohuecotitan', un gigante del Cretácico nacido en Cuenca.

El ‘Lohuecotitan’, un gigante del Cretácico nacido en Cuenca.

El investigador de la UNED, que anda detrás de tan peculiar bautismo, reconoce que la crisis económica, y los subsiguientes y brutales recortes en los fondos para la investigación científica, paralizaron la posibilidad de poder estudiar a fondo los restos de los espectaculares ejemplares de dinosaurios que se habían encontrado…. hasta ahora. Eso sí, aún sin nombre, los fósiles han viajado en una exposición por el mundo (han llegado hasta Japón) porque  ya  se tenía claro que esos dos dinosaurios que ‘desenterraron’ unas vías, entre otros muchos animales, eran espectaculares. Todos vivieron en el Cretácico Superior, hace unos 75 millones de años, así que fueron de los últimos en habitar el planeta  antes de que un meteorito acabara con su ecosistema y les llevara a la extinción, o les ‘reconvirtiera’ en las aves que hoy surcan los cielos.

Localizo a Ortega cuando anda en Morella (Castellón) desenterrando un iguanodón en una mina de arcilla. Los paleontólogos no paran ni en agosto. Ya sabe que le llamo porque acaba de publicarse on line en ScienceDirect este saurópodo pandafilandi del que se ha recuperado más del 50% de su esqueleto (teniendo en cuenta que hay partes simétricas), un monstruo que llegó a medir 16 metros de largo y a pesar entre tres y cuatro toneladas. Es, me explica, el ejemplar de titanosaurio más completo encontrado en Europa Occidental. Y pese a sus dimensiones, Ortega comenta que “era muy grácil, mucho más que sus parientes del Jurásico”.

El yacimiento que sacó a la luz un AVE.

El yacimiento que sacó a la luz un AVE.

Otra de sus peculiaridades es, además de esa gracilidad, la especie de armadura que, como el mismísimo Don Quijote, llevaba sobre la parte superior de su cuerpo, unas placas que se cree que debían llevar espinas y que le servirían para protegerse y mantener la distancia con otros dinosaurios. “Desde luego, aunque no es el primer titanosaurio que tenemos, pues se han encontrado otros, si que tiene rasgos que nos permiten decir que es una especie que no se conocía”.  En concreto, se conocen otros dos en Francia y uno más en España, pero con rasgos diferentes al cervantino.

Ortega, antes de volver a la mina, me recuerda que “aún nos quedan muchos otros restos de Lo Hueco por publicar, lo que esperamos hacer en los próximos meses” y que, seguramente, darán muchas sorpresas. Desde luego, después de ver lo que había en aquel almacén, de un polígono industrial, puedo constatar que Francisco Ortega y su equipo tienen trabajo para mucho tiempo, si los ‘recortes’ no lo impiden. Gran parte del material se encuentra ahora en el Museo de Paleontología  de Cuenca. También en el municipio de Fuentes se ha creado un centro de interpretación con réplicas de los fósiles y vídeos e información para conocer el que se califica como segundo yacimiento más importante de Europa de aquella remota época.

 

 

 

Un dinosaurio acorazado entre el carbón


Recreación del 'Europelta carbonensis' de Ariño.

Recreación del ‘Europelta carbonensis’ de Ariño.

ROSA M. TRISTÁN

Un dinosaurio acorazado, el más antiguo de su género en Europa, el más completo hallado hasta ahora, el hallazgo más espectacular del Jurásico de los últimos tiempos en el continente. Se trata del ‘Europelta carbonensis’, un anquilosauro que vivió hace entre 110 y 113 millones de años y que murió en donde hoy se encuenra la gran mina a cielo abierto de carbón de Ariño (en Teruel). Ayer, la plana mayor científica de Dinópolis, rodeada de autoridades, presentó al nuevo miembro de su familia, un reptil prehistórico que pone de manifiesto las muchas sorpresas que aún esconden las tierras aragonesas para la ciencia.

Sigue leyendo

Dinópolis, el Jurasic Park de Teruel


ROSA M. TRISTÁN

Dinópolis, el parque temático de los dinosaurios, el territorio en el que los grandes reptiles del pasado toman nueva vida. En este reportaje, publicado en ESCUELA, entramos

Plano Territorio Dinopolis copiaen una máquina del tiempo y descubrimos los tesoros que ha descubierto el equipo de investigadores que, desde hace años, dirigidos por Luis Alcalá, van rebuscando en las tierras aragonesas sus restos fósiles para mostraros cómo era aquello hace 110 millones de años. Podéis leerlo en estos links:

REPORTAJE ESCUELA… pag. 1

REPORTAJE ESCUELA… pag.2

Sigue leyendo

El dinosaurio torpón de Cuenca


Esperaban estrenar su ‘botín’ de dinosaurios con un ejemplar que destacara por su porte, su agilidad, su insospechada inteligencia, pero lo han hecho con el más torpe de su género,  a tenor del trabajo que se publica en la revista PLoS ONE esta semana. El equipo científico del yacimiento de Lo Hueco (en Cuenca),  nos presenta esta semana el cráneo de un saurópodo titanosaruio de hace 70 millones de años que, para su sorpresa, tiene un cerebro diminuto para su tamaño: unos ocho centímetros de largo para un animal que medía 13 metros, 15 en su etapa adulta.

Titanosaurio de Lo Hueco. |Plos ONE

Titanosaurio de Lo Hueco. |Plos ONE

Sigue leyendo

Los dinosaurios aterrizan en los pupitres


Esta semana, en el periódico ESCUELA, ha salido publicado este reportaje sobre una iniciativa que pretende acercar la ciencia a los colegios. Padres y docentes interesados en que sus hijos y alumnos no vayan, en sus visitas escolares, a centros comerciales, microciudades donde les enseñan a consumir o fábricas de refrescos, aquí tenéis una alternativa divertida y sin salir del centro, porque los dinosaurios llegan hasta allí…

PARA LEER EN ESTE LINK: Reportaje  (las dos páginas) :

Sigue leyendo

Una mina de dinosaurios entre el carbón de Teruel


El equipo investigador con la cabeza del dinosaurio. Rosa M. Tristán

El equipo investigador con la cabeza del dinosaurio.|Rosa M. Tristán

PUBLICADO EN “THE HUFFINGTON POST”

Al alcalde de Ariño (Teruel), Joaquín Noé, le hicieron los ojos chiribitas cuando el consejero de Industria de Aragón, Arturo Aliaga anunció que Dinópolis abriría un museo en su pueblo. Allí, en una mina de carbón del Grupo SAMCA, se ha encontrado un yacimiento paleontológico que va a dar muchas sorpresas. De momento, ya se ha descubierto una nueva especie de dinosaurio, un iguanodóntido gigantesco que aún no tiene nombre y que luce un extraño pico (predentario).

Hace pocos meses, Noé había salido en defensa de las minas de carbón, de las que viven 400 familias en su pequeño municipio, coincidiendo con las protestas mineras que llegaron a Madrid. Ahora, un tesoro de huesos escondidos bajo el negro mineral podría dar una nueva esperanza económica a Ariño. Un claro ejemplo de cómo la ciencia genera riqueza y desarrollo a una comarca, aunque para ello el Gobierno de Aragón deba hacer una inversión en el futuro museo.

Sigue leyendo

Un paleontólogo diseña un ‘pollosaurio’ vivo con ayuda de George Lucas


Jack Horner es el auténtico Alan Grant. Es el investigador en el que se inspiró Steven Spilberg para el personaje de un paleontólogo en  ‘Parque Jurásico’. En aquella película, que 20 años después es casi leyenda, el ficticio científico norteamericano se encontraba con dinosaurios que habían sido clonados de material genético encontrado en un ámbar. Lo cierto es que Horner realmente intentó encontrar ese ADN durante mucho tiempo (encontró proteínas), pero no lo consiguió porque han pasado millones de años, así que ahora su meta es otra: ‘diseñar’ genéticamente un ‘pollosaurio’ o un ‘dinopollo’, que sería otra forma de resucitar a aquellos fabulosos animales del pasado utilizando a uno de sus descendientes. Y para ello cuenta ahora con la ayuda financiera de otro monstruo del cine: el productor y director de cine George Lucas.

Jack Horner, en el Museo Nacional de Ciencias Naturales. |Rosa M.Tristán

Jack Horner, en el Museo Nacional de Ciencias Naturales. |Rosa M.Tristán

Horner, que ha visitado Madrid días atrás, ofreció una conferencia en el Museo Nacional de Ciencia Naturales (CSIC) en la que no quedaba un hueco.  También estuvo en las jornadas ‘El Ser Creativo. ‘”Ahora que conocemos todo el genoma de los pollos, y puesto que las aves son descendientes de los dinosaurios, se trata de saber qué genes se activan y cuáles no durante el crecimiento del embrión de estas aves. Una vez que sabemos los que están desactivados, averiguamos qué función tienen e intentamos activarlos de nuevo para que la recuperen. Esos genes se fueron desactivando a lo largo de la evolución y el proyecto trata de activarlos de nuevo, siguiendo el camino inverso al que siguió esta evolución“, me explica en una entrevista al término de su conferencia.

Sigue leyendo