Los mineros del oro asesinan a dos indígenas yanomami


Yanomamis superviviente de la matanza de 1993.

ROSA M. TRISTÁN

Infecciones, malaria, malnutrición, mercurio…. Esto son los males que según un estudio publicado en Science en agosto del año pasado estaban acabando con los yanomamis, ese pueblo amazónico disperso por la mayor selva tropical de la Tierra del que apenas quedan unos miles de representantes (unos 20.000). En realidad, detrás de casi todo ello está el oro, el mismo metal precioso que también es culpable del asesinato, hace unos días, de dos guerreros yanomamis a manos de unos mineros en el norte de Brasil. Ocurrió no lejos de la frontera con Venezuela, un lugar donde ya se viene avisando de que las grandes minas están surgiendo como setas, frente a la indiferencia mundial.

La noticia de estos dos crímenes nos llega de Survival Internacional y de Fiona Watson, investigadora de esta organización que lleva muchos años haciendo campaña para denunciar los abusos a los que se someten a los indígenas amazónicos. Las víctimas, explican, pertenecían a la comunidad de Xaruna, no lejos del río Uraricoera. Hoy es el epicentro de la fiebre del oro en la región. Survival recuerda que hace 27 años ya hubo un conflicto entre este pueblo, contactado pero que sigue viviendo según su cultura y tradiciones, y los mineros. En aquella ocasión, 16 yanomamis fueron asesinados, un auténtico genocidio según dictaminó entonces la Justicia brasileña.

Deforestación en el territorio yanomami, junto al río Uraricoera, de Enero de 2016 y Agosto de 2019.

La imagen de satélite que envía Survival lo dice todo: en 2016, selva virgen amazónica; en 2019, en el mismo lugar un agujero que se agranda y en el que el mercurio (que causa graves daños neurológicos en dosis elevadas) no se ve pero se presiente en las aguas de ese río donde los yanomami pescan desde hace siglos.

En realidad, la minería de oro es antigua en la Amazonía, pero a medida que aumenta su demanda -y nuestra electrónica, nuestros móviles y ordenadores tienen mucho que ver- se alcanzan zonas más profundas de los bosques tropicales, lugares donde las autoridades no llegan, aunque resulta evidente que saben de sus existencia. Y no son grandes compañías mineras, sino pequeñas empresas y mineros que ilegalmente se apropian de tierras que consideran libres, cuando no lo están, y que luego ‘blanquean’ su oro ilegal con intermediarios que lo ponen rumbo a nuestro mundo. Según el análisis de un grupo de investigación amazónico, la cuenca recibe al año 150 toneladas de mercurio con esta explotación.

Para protegerse y dar a conocer su realidad, los yanomami fundaron la asociación Hutukara, que desde hace unas semanas venía alertando de que los mineros estaban contagiando la COVID-19 a su étnia, Aseguran que por ello varios murieron y otros están muy enfermos y lanzaron la campaña #ForaGarimpoForaCovid. Ahora, los dos jóvenes que se les enfrentaron, también han perdido la vida: “El asesinato de dos yanomamis más por mineros debe ser investigado rigurosamente, y refuerza la necesidad de que el Estado brasileño actúe con urgencia para expulsar inmediatamente a los garimpeiros [mineros de oro] que están explotando ilegalmente la Tierra Yanomami y acosando y atacando a las comunidades indígenas que viven en ella. Pedimos a las autoridades que adopten todas las medidas necesarias para impedir que la minería siga costando las vidas de yanomamis”, dicen en un comunicado de Hutukara donde han lanzado una recogida de firmas para la expulsión de los 20.000 mineros ilegales que se calcula que hay en sus territorios. Su objetivo es conseguir 350.000 y ya van por 309.000.

Otras étnias amazónicas tampoco se están salvando de la COVID-19 son los  araras del territorio de Cachoeira Seca, en el río Xingú. Allí está la tasa más alta conocida de infección por COVID-19 de la Amazonía brasileña: según datos oficiales, el 46% de los 121 araras que viven en la reserva han contraído el virus, pero quizás cuando escribo esto ya sean más. Los araras son un pueblo contactado recientemente, en 1987, y por tanto muy vulnerable a infecciones, pero es que además su zona está siendo arrasada por madereros, agroganaderos y colonos ilegales a los que tampoco se controla. Es el mismo contexto que sufren los yanomami, coincidiendo con un Gobierno que está desmantelando las políticas indigenistas y recortando los recursos humanos que debían dedicarse a ese control.

De hecho, con la pandemia no sólo ha llegado el coronavirus sino que más mineros ilegales, madereros y demás invasores han aprovechado la circunstancia para llegar a lugares tan alejados como la región del Río Jutaí, territorio de indígenas korubos aislados, el territorio Ituna Itata, el territorio indígena Arariboia de los amenazados awá o la reserva Uru Eu Wau Wau, donde en abril pasado también fue asesinado uno de los guardianes del bosque.

La única buena noticia para los indígenas amazónicos, que por cierto visitaron el Congreso de los Diputados hace un año (querían ‘reforestar el corazón de las personas en Europa’) y luego vinieron a la Cumbre del Clima, es que un juez de Brasil destituyó en mayo al misionero evangélico que el presidente Jair Bolsonaro había puesto al frente de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), como me contó el indigenista Sidney Possuelo en una entrevista. Sarah Shenker, también de Survival, dijo que era como “poner a un zorro al frente de un gallinero”. De hecho, Ricardo Lopes Dias se supo que trabajaba para evangelizar a los indios no contactados y de este modo tener excusa para que sus tierras fueran explotadas comercialmente, que es lo que busca Bolsonaro según los amazónicos.

Por lo demás, el panorama no es bueno para unos pueblos indígenas, que son muchos millones de personas a nivel global,  que con el cambio climático ven que sus bosques se les secan, como revelaban hace unos días más de 200 científicos, o que viven la pérdida de su biodiversidad, cuando no tienen que escapar de un fuego.

 

 

 

Las fibras de la ropa que ‘vuelan’ hasta lagos del Ártico


Lago de las Svalbard donde se recogieron microplásticos.

Encuentran hasta 90 microfibras por m2, que podrían haber llegado por el aire o con aves a uno de los lugares más aislados de la Tierra

 ROSA M. TRISTÁN

Las microfibras de nuestras ropa inundan la Tierra de un extremo a otro. Un solo forro polar, en cada lavado, libera hasta 1.900 de estas partículas microplásticas y, a falta de filtros en las lavadoras, viajan al albur del viento o las aves y pueden acabar en lo más profundo de los océanos, en el estómago de un pingüino o… en el fango en un lejano lago de Ártico. Esto último es lo que acaba de revelar al mundo un equipo de científicos españoles, que ha descubierto, por primera vez, restos procedentes de nuestra vestimenta de poliéster en un entorno que imaginamos tan inmaculado como es el fondo de uno de estos lagos cercanos al Polo Norte, en concreto en la isla Spitsbergen del archipiélago noruego de Svalbard. Allí, sobre unas rocas, han encontrado hasta 400 micropartículas por metro cuadrado, de las que 90 serían microplásticos, residuos que no vemos pero que cada día emitimos al medio ambiente en decenas de millones por todo el mundo.

La investigación, que es fruto de la colaboración entre varias instituciones científicas, forma parte de un proyecto nacional de investigación sobre microplásticos liderado por Francisca Fernández-Piñas, de la Universidad Autónoma de Madrid. Fueron científicos de otro grupo de la misma universidad, dirigidos por el biólogo Antonio Quesada, quienes en el verano de 2018 viajaron a Svalbard para proporcionar los sedimentos de un lugar muy alejado de actividades humanas masivas. “Se tomaron muchas medidas de seguridad para evitar que lo que recogíamos fuera contaminado por nuestra presencia, incluso nos hicimos fotos y análisis de la ropa que llevábamos”, explica Quesada, que a su vez coordina el proyecto europeo CLIMARCTIC en España.

De vuelta a España, las muestras pasaron para su análisis al equipo de Jesús Gago en el Instituto Español Oceanográfico, en Vigo, y por el de Roberto Rosal, de la Universidad de Alcalá, para acabar en el acelerador de partícula Sincotrón de Barcelona: “En total, se han utilizado tres técnicas diferentes para caracterizar los microplásticos, más que nunca antes en ningún trabajo”, destaca Miguel González-Pleiter, el primero de los autores.

Con todo ello, encontraron las micropartículas que son “inequívocamente” polímeros sintéticos de fabricación humana, como demuestran tanto su color como sus aditivos químicos. La inmensa mayoría son diminutas fibras plásticas procedentes de productos textiles, como ropas, redes, cuerdas, revestimientos… También había fibras naturales de lana, algodón o celulosa, pero con elementos como tintes, agentes blanqueadores, suavizantes o endurecedores, es decir, productos químicos que hablan de una ‘factoría’ humana y son ajenos a un medio natural. En cifras, el 17% de toda la basura ajena al medio eran partículas de poliéster.

Sincotrón Alba, en Barcelona.

Lo que no se conocen aún son los impactos o interrelaciones que pueden tener estas minúsculas fibras con la fauna del Ártico, aunque en otros lugares como la Antártida se han detectado enredadas en especies de zooplancton que habitan las aguas de Bahía Almirantazgo (Islas Shetland) y también se han visto microplásticos en unos pequeños animales oceánicos que habitan a profundidades de entre 7.000 y 10.890 metros y en las heces de los pingüinos.

Otras investigaciones anteriores también habían revelado ya que esta diminuta y a la vez masiva contaminación procedentes de nuestros tejidos artificiales se mueve por los mares, las aguas subterráneas profundas, la nieve o el hielo marino e incluso algunos trabajos mostraban que fibras de poliéster o acrílicas conforman la mayoría en la contaminación de las profundidades porque, al no flotar como otros materiales (polietileno o el polipropileno), se hunden en el mar.

Pero ¿cómo han llegado hasta un lago interior en las cercanías del Polo Norte? “Pues no lo sabemos, pero la hipótesis más probable es que hayan viajado por el aire o transportadas por aves. Podrían proceder de las bases de investigación cercanas, como la que nos quedamos durante la expedición, porque en su mayoría son fibras de ropa, pero también puede que lleguen de más lejos”, señala Quesada. De hecho, en el trabajo, publicado en la revista Science of the Total Environment, se menciona un estudio que reveló que hay hasta cinco veces más microplásticos en París después de la lluvia (en concreto, entre 3 y 10 toneladas de microfibras se depositaron por precipitación atmosférica en un año). Luego ¿acaso viajan también en las nubes?

Esa capacidad de moverse del microplástico que expulsamos de nuestras lavadoras será objeto de futuros trabajos, adelanta González Pleiter, pero de momento, el francés Steve Allen defiende que pueden transportarse unos 100 kilómetros por el aire, como determinó en una investigación realizada en los Pirineos. González Pleiter cree que “queda aún mucho por saber sobre la distancia máxima real que pueden recorrer, que podría ser mayor, pero hay que investigarlo”.

Por lo pronto, el Tratado Antártico, en su reunión en Praga del año pasado, ya recomendó a todos los países presentes en este continente del sur que hicieran una adecuada gestión de las microfibras, porque podría tener importantes impactos ecológicos.

De lo que no hay duda es de que estamos echando al medio ambiente un residuo que no vemos y que se puede evitar; por ejemplo, obligando a instalar filtros en lavadoras y en las depuradoras, porque hoy no los estamos eliminando y se encuentran en los lugares más insospechados.

 

¿Menos contaminación lleva a menos coronavirus?


Imagen que refleja poca la contaminación en la UE con el confinamiento. @ESA

ROSA M. TRISTÁN

Desde que más de un tercio de la Humanidad anda confinada, varias son las investigaciones que, a tenor de los datos, han revelado cómo los índices de contaminación ambiental han caído en picado. Cielos más limpios, más pájaros que cantan en nuestras ventanas, mariposas que revolotean por las azoteas… Ahora, un nuevo artículo científico nos dice que en los lugares donde las personas estamos más expuesta a más partículas PM2,5, es decir, las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras que provienen, mayoritariamente del transporte, tenemos más riesgo de fallecer a causa del COVID-19. Una prueba más de que la contaminación mata, aunque haya responsables políticos que no se lo crean.

sigue en PÚBLICO. 

 

A por un ‘sistema de alerta’ del coronavirus


ROSA M. TRISTÁN

¿Podríamos prevenir por dónde y cuándo la expansión del coronavirus que genera el COVID-19 va a ser mayor, igual que ahora podemos predecir, con cierta antelación, cuándo lloverá o nos afectará una ola de calor? Cuando aún nos queda mucho por saber sobre este microorganismo que ha puesto el planeta patas arriba, esta es la posibilidad en la que ya están trabajando investigadores de la Agencia Española de Meteorología y del Instituto de Salud Carlos III: la puesta en marcha de un sistema de alerta temprana que adelante posibles ‘picos’ favorables a su expansión, a tenor de factores como la temperatura, la humedad, la radiación ultravioleta, la contaminación ambiental y el polvo sahariano (mineral) que tan a menudo nos llega del Sáhara.

Apenas se ha iniciado el estudio con los últimos 14 días (a fecha 14 de abril) y ya tienen algunos datos que pueden ser de gran interés porque resulta que confirman que a menor temperatura de promedio en un comunidad autónoma, hay un mayor número de casos de contagio por cada 100.000 habitantes, que son los datos de incidencia que se han proporcionado desde el Carlos III. Es decir, el aumento de temperatura frenaría los contagios, como apuntaban ya algunas investigaciones internacionales. También lo haría el aumento de la humedad ambiental. Sin embargo, tal como ya han señalado otros trabajos en Estados Unidos, la contaminación ambiental aumentaría los riesgos y lo mismo ocurriría con el polvo saharaino, dado que son partículas a las que podrían ‘pegarse’ los diminutos coronavirus para permanecer en el ambiente.

“Hemos buscado indicadores que sean sencillos de explicar como temperatura o humedad, aunque ésta última varía mucho según se viva cerca de un río, pero el objetivo es hacer este diagnóstico para tener modelos y poner en marcha un sistema de alerta temprana trabajando por áreas, como lo hacemos para el sistema de olas de calor mediante la elaboración de mapas de riesgo según las condiciones atmosféricas”, me explica Fernando Belda, científico encargado en Aemet de este estudio. En el caso de las olas de calor, Aemet lanza una alerta (verde, amarilla, naranja o roja) según el grado de riesgo que hay para la población.

Aunque de momento, las dos instituciones han comenzado a analizar los datos por comunidades autónomas, tienen previsto iniciar el mismo trabajo en Madrid, Valencia, Barcelona y Vitoria, que son las ciudades que han resultado más afectadas por la pandemia. De este modo, juntando datos ambientales y de salud (también con variables como ingresos hospitalarios, ingresos en UCI y mortalidad) se pueden llegar a identificar las zonas de riesgo en tiempo real  diseñar estrategias de diagnóstico y prevención para la gestión de medidas de actuación adecuadas desde el ámbito de la salud pública.

Por lo pronto, los resultados preliminares apuntan a que a medida que se acerque el verano tendremos menos coronavirus en el entorno, siempre y cuando mantengamos los niveles de contaminación que estos días de confinamiento han bajado como nunca antes.

 

 

Los ‘respiradores’ que necesita el cambio climático


ROSA M. TRISTÁN

Cada día surgen más voces que alertan de la urgencia de poner fin a la crisis climática con tanto ímpetu y esfuerzos como se está poniendo a la pandemia más impactante en la historia de la Humanidad, entre otras cosas, porque nunca hemos sido tantos los afectados. Son voces científicas que, igual que alertaron en el pasado de que podía producirse una crisis global sanitaria como la actual, también vienen avisando de lo que se nos viene encima si no atendemos a los daños que estamos haciendo a la Tierra.

Agobiados por el microscópico coronavirus, que tanta muerte en soledad está provocando, se nos puede olvidar mirar otros sucesos que, no por ser menos inmediatos, serán menos cruentos en vidas y en pérdidas económicas. Me refiero al cambio climático. Es más, ya hay investigaciones (que deberán ser publicadas en revisas de impacto, pero ya son públicas) que nos dicen que a más aire sucio, más posibilidades tendremos de morir por una infección como la del COVID-19 o la del SARS que si habitamos en un entorno saludable. Os lo contaba en Público.

Esta pandemia nos está demostrando que cuando vemos nuestra salud humana amenazada, nos plegamos a mandatos y recomendaciones, invertimos en frenarla, recurrimos a la ciencia en busca de salvación… Ponemos la supervivencia por encima de consideraciones económicas. Sin embargo, cuando vemos que los hielos del Ártico desaparecen, los glaciares en las más altas cordilleras del mundo se diluyen, la biodiversidad corre riesgo de colapsar en 10 años o la Antártida se calienta, la respuesta es, cuando menos, insignificante.

Hace pocas semanas, como sabéis, volví de la Antártida tras un mes y medio de viaje con científicos españoles. Quizás todo es casualidad, pero en esta campaña, en el continente de hielo, que acumula más del 80% del agua dulce terrestre, se vivió una ola de calor en enero en su parte oriental (registraron una media de más de 7ºC en una base australiana a finales de ese mes y hasta un día 9ºC), luego un récord de 18,3ºC en febrero en una base argentina de la Península Antártida (eso fue a mi llegada)y, ahora, en abril,me llegan noticias desde esa misma base de que están a 2,51ºC cuando a estas alturas, según sus propios datos, debían estar siempre a bajo cero… Todos los investigadores con los que estuve allí detectaron más deshielo glaciar y del permafrost, menos nieve, más agua vertiéndose en los mares…

Mientras veo esta urgencia,  resulta que debido a la pandemia, la Cumbre del Clima se aplaza, Donald Trump elimina las leyes restrictivas a vehículos más contaminantes y en España la Junta de Andalucía aprovecha para ‘cepillarse’ la normativa ambiental… y, aunque ya se ha dicho, no puedo por menos que reincidir en que tenemos, no una, sino dos crisis abiertas y que deberíamos aprovechar para mitigar esa contaminación que está colapsando los pulmones de la Tierra como el COVID-19 colapsa los nuestros. También en este caso, tener ‘respiradores’ se hace imprescindible y no se fabrican en China, sino que son medidas de mitigación del cambio climático -como las energías renovables o un consumo energético más eficiente o, mejor, menos consumo- que podrían generar beneficios.

Así lo cree un grupo de científicos chinos que acaba de publicar un artículo en Nature,. En el fondo, lo que buscan con su trabajo es equilibrar los beneficios que a largo plazo se tienen con la mitigación climática con los costos de reducción de la contaminación a corto plazo para cada país, teniendo en cuenta el reparto equitativo del esfuerzo entre todos los países. Es decir, cuantifican los beneficios directos que se perderían si no se hace nada o muy poco para no superar un aumento global de temperatruas de entre 1.5ºC y 2°C. Es la visión ‘economicista’ del calentamiento global.

La investigación, cuyo primer firmante es Yi-Ming We, estima que habrá una pérdida global entre 50.000 y 792.000 millones de dólares en  2100 si las naciones no cumplen con lo que se comprometieron en sus planes nacionales para frenar el cambio climático (conocidas como NDCs), es decir, lo que van a reducir en las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, indican que con una estrategia de cooperación global para esa misma fecha, en lugar de esas pérdidas, podría haber un beneficio económico de entre 127.000 y 616.000 millones de dólares. ¿Qué queremos dejar a nuestros nietos y bisnietos? ¿Pérdidas o ganancias?

Los investigadores recuerdan que las temperaturas globales pueden aumentar en 1.5ºC entre 2030 y 2052. Siempre conviene recordar que es una media, así que en muchos sitios será mucho más y que los daños causados tendrá unos costes que ya quedaron en evidencia en la Cumbre celebrada en Madrid, en el intento de que se aprobara un fondo para ayudar a los países en desarrollo en esos trances.  Pero es que, además, Yi-Ming Wei, Biying Yu concluyen que se pueden alcanzar los objetivos de limitación de temperatura por debajo de 2ºC y a la vez aumentar en el ingreso neto de un país. Es más, todos los del mundo tendrían beneficios en apenas 80 años si no se superan los 2ºC. Eso si, para ello hay un grupo que debe hacer una inversión inicial, que son para las economías del G20, de entre 16.300 y 103.530 miles de millones de dólares. En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, entre 5.410  y 33.270 millones y para  Canadá y Australia, la inversión inicial también es relativamente más alta que otras economías del G20. En 80 años, lo habrían recuperado.

Ahora bien, ¿cómo conseguirlo? Pues para no llegar a esos 2°C, señalan que la mayoría de los países necesitan mejorar al menos modestamente sus planes de reducción de emisiones actuales, si bien el problema es que ni siquiera estos planes se están cumpliendo y que, además, cada uno los ha elaborado con criterios que no son reales. Para alcanzar el objetivo de 1.5 ° C, se requieren 28-30 reducciones adicionales de GEI de GtCO2-eq en 2030, a nivel mundial.

Hespérides día 3: ¡concierto sobre el Antártico!


ROSA M. TRISTÁN

Hoy el BIO Hespérides ha tenido un día más tranquilo que ayer. Estamos en el Estrecho Bransfield (o mar de la Flota), esa parte del océano Antártico que se encuentra entre las islas Shetland del Sur, al norte, y la península Antártica y el archipiélago de Joinville al sur. Sus 120 km de anchura media nos impiden ver las costas, pues vamos alejados de ellas, pero se intuyen. Esta mañana el espectáculo era inconmensurable, con la imagen de algunas de las islas de este archipiélago e el horizonte. Y esta mañana comenzó a hacerse ciencia polar con ese paisaje de fondo. (SIGUE)

 

 

 

 

Hespérides día 1: Calma chicha en el Mar de Hoces


@Rosa Tristán

ROSA M. TRISTÁN

El día ha sido realmente tranquilo en alta mar. Ahora si que estoy rumbo a la Antártida, hacia donde partimos ayer a las 23 horas, dos horas después de embarcar en el buque oceanográfico Hespérides, un barco de Estado con 55 tripulantes de la Armada a bordo y 36 pasajeros más, todos científicos o técnicos de la Unidad de Tecnología Marina (UTM); también algunos estudiantes americanos, incluidos en el proyecto de vulcanología Bravoseis (acrónimo del área BRAndsfield VOcanology SEismology) y una periodista… Vamos, no queda ni una cama libre en una campaña antártica que cuenta este barco para logística y ciencia. (SIGUE)

Próxima estación…. ¡la Antártida!


ROSA M. TRISTÁN

Dentro de dos horas dejaré mi casa para embarcarme en una aventura informativa de las que dejan huella. No se me ocurre otro lugar tan especial como la Antártida, salvo la Estación Espacial Internacional, que para poder contar la ciencia que se está haciendo allí de primera mano. Este viaje al continente de hielo comienza este 2 de febrero y me lleva, vía Lima-Santiago de Chile-Punta Arenas-Ushuaia-Hespérides- Antártida (Base Juan Carlos I).. Acabará el 15 de marzo. Y entre medias, seguro que mil historias que contaros…

Este artículo de Laboratorio para Sapiens tan sólo es para recordaros que podréis seguir mis crónicas periodísticas de lo que allí acontece desde el continente de hielo en el blog :

SOMOS ANTÁRTIDA de EL PAÍS

Y en la página de este BLOG , donde os contaré esa visión más personal de lo que ocurra hasta 15 de marzo.

DIARIO ANTÁRTICO 2019-2020

*Aviso que la página del diario no se envía como noticia cada día, por lo que hay que entrar para verla o seguir mi cuenta de @Twitter: @RosaTristan, donde iré compartiendo el link siempre que la tecnología polar me lo permita.

¡¡Acompáñame a la Antártida!!

 

 

Los misterios del hielo y deshielo en la Antártida


Hielo procedente de la Antártida en el Mar de Weddell, visto desde el Buque Hespérides. @ARMADA ESPAÑOLA

ROSA M. TRISTÁN

Si hay asuntos controvertidos en torno al cambio climático es su impacto en los hielos de los polos y a qué velocidad desaparecen sus glaciares y, en consecuencia, aumenta el nivel de los mares. La conclusión fundamental es que hay que seguir investigando estos lugares, y sobre el terreno, porque de lo que allí pase depende la vida de millones de personas que habitan zonas inundables…

Un reciente estudio del Panel Intergubernamental del Clima (IPCC), presentado en septiembre, concluía que entre 2007 y 2015, la pérdida de hielo en la Antártida por el aumento de la temperatura se ha triplicado respecto a la década anterior, mientras que en Groenlandia se duplicó. Estos días, un nuevo trabajo científico, realizado por un equipo internacional, entre los que está el glaciólogo español Francisco Navarro (Universidad Politécnica de Madrid) nos recuerda que aún queda mucho por saber al respecto. Navarro estudia desde hace años el balance de masas de los glaciares Johnson y Hurd en la Isla Livingston de la Antártida. En estos momentos, está con su equipo en la base Juan Carlos I, recabando nuevos datos que analizará a su regreso.

Con trabajos como el suyo, se hacen estimaciones de masa de hielo ganan o pierden los glaciares a lo largo de un cierto periodo de tiempo. Dado que las nevadas aumentan la masa de los glaciares y la fusión y la liberación de icebergs hacen que el glaciar la pierda, ese balance entre ganancias y pérdidas es crucial para conocer el “estado de salud” de los glaciares. Y lo que se sabe no es suficiente, según el artículo publicado en Earth Science Reviews, por lo que no sabemos tampoco la respuesta necesaria para mitigar los impactos potenciales del cambio climático. Es una tarea nada fácil.

Dado que los glaciares tienen grandes grietas, sobre todo en las zonas más cercanas al mar, durante campañas pasadas tuvieron que colgar el georradar de un helicóptero para tomar mediciones. Lo activaban por control remoto desde la cabina. De momento, la situación en la Antártida genera muchas dudas: “El enfriamiento detectado durante los primeros 15 años de este siglo en la Península Antártica, sumado al aumento de precipitaciones por la intensificación en esta zona de los ciclones, ha llevado a que el balance de masas en la superficie sea positivo durante este periodo”, explica Navarro.  En otras palabras, tenían más hielo pese a que mantenían su pérdida en forma de icebergs y por la fusión submarina del hielo de su frente en el océano. Sin embargo, en los dos últimos años parece que se ha vuelto a una situación de calentamiento y pérdida de masa en superficie, según los investigadores.

Edward Hanna, profesor de Ciencias del Clima y Meteorología de la Universidad de Lincoln, en Reino Unido, ha coordinado esta investigación realizada por un grupo de expertos internacionales en glaciología del que forma parte Francisco Navarro, Catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid.

Según el profesor Hanna: “Los glaciares y mantos de hielo son indicadores muy sensibles de los cambios de clima, pero, a pesar de mejoras recientes en disponibilidad de datos y conocimiento, todavía no comprendemos suficientemente bien la rapidez con la que perderán hielo durante el siglo actual y los venideros. Se necesita mejorar las observaciones, especialmente desde satélite, para refinar las predicciones de aumento futuro del nivel del mar resultantes del cambio climático sostenido. Estas estimaciones mejoradas se requieren con urgencia para conocer con mejor precisión los impactos esperados del cambio climático en todo el mundo y poder planificar adecuadamente las medidas concretas de adaptación al mismo.”

Tal y como señala el profesor Francisco Navarro: “En la última década, los grandes mantos de hielo de la Antártida y Groenlandia han sobrepasado la contribución a la subida del nivel del mar producida por la fusión de los más de doscientos mil pequeños glaciares distribuidos a lo largo del planeta, que hasta hace poco eran las masas de hielo dominantes en la contribución al aumento del nivel de los océanos. Sin embargo, mientras ciertas estimaciones proyectan para finales del siglo XXI una contribución de hasta un metro y medio por parte del manto de hielo Antártico, otras sugieren tan sólo unas pocas decenas de centímetros”.

Los investigadores indican que hay una necesidad acuciante de estudios adicionales que lleven consigo observaciones de satélite mejoradas, calibradas y validadas con observaciones sobre el terreno, así como modelos de ordenador más sofisticados, que combinen las masas de hielo y la atmósfera, los océanos y los sistemas terrestres en un auténtico modelo del sistema Tierra.

 

El trabajo ahora publicado analiza las estimaciones recientes del balance de masa de glaciares y mantos de hielo, detectando las limitaciones que tienen las simulaciones con modelos de ordenador. Prueba de su importecia es que ha sido cofinanciada por el Programa Mundial de Investigación del Clima (World Climate Research Programme, WCRP), el Comité Internacional de Investigación en la Antártida (Scientific Committee on Antarctic Research, SCAR) y el Comité Internacional de Ciencia Ártica (International Arctic Science Committee, IASC), junto con los programas de investigación de los países participantes y las universidades e instituciones de investigación de los científicos involucrados.

Los estudios que los investigadores de la UPM realizan en el marco de la XXXIIII campaña antártica contribuirán a mejorar el conocimiento de la respuesta de los glaciares al cambio climático y ayudarán a estimar la contribución de la pérdida de masa de estos glaciares al aumento del nivel del mar.

El monitoreo continuo es vital para resolver estas preguntas abiertas. Además de garantizar la continuidad de los datos satelitales clave proporcionados por misiones como GRACE Follow On (gravimetría) e ICESat2 (altimetría), y llevar a cabo evaluaciones integrales de comparación más frecuentes (anuales) del balance de masas de la capa de hielo, la ciencia criosférica y climática las comunidades necesitan mejorar las colaboraciones existentes para mejorar el modelo climático regional y las simulaciones SMB de la Antártida y Groenlandia (SMB_MIP es un ejemplo clave), y también realizar mejoras significativas adicionales a los modelos GIA, ya que estas son algunas de las fuentes clave de incertidumbre residual subyacente estimaciones actuales del equilibrio de masas de la capa de hielo.

Una Cumbre del Clima de ‘emergencia’ ¿Dónde están los líderes?


Sede de la COP 25 en Madrid @ROSA M. TRISTÁN

ROSA M. TRISTÁN

A punto estuvo de no celebrarse, pero en tiempo récord, la Cumbre del Clima COP 25 comienza y  el mundo se enfrenta a la última posibilidad de que se logre algún compromiso real y contundente para desacelerar la velocidad con la que nos encaminamos a un desastre global. Sin embargo de los 190 países firmantes del Acuerdo de Paris hace apenas cuatro años,  de momento sólo 43 jefes de Estado y Gobierno -junto con altos cargos de instituciones internacionales como ONU, EU, OCDE, etc- anunciado que vendrán a Madrid para fijar sus compromisos reales en reducción de emisiones contaminantes. Conviene recordar que en París, en la COP 21, se reunieron 150 jefes de Estado y de Gobierno, pero lo cierto es que en este tiempo, a medida que los datos científicos empeoran en todos los parámetros y las previsiones tornan más negras, la presencia de los líderes decae. Y eso no es buena noticia.

JEFES DE ESTADO

  1. 2015 en Paris: 150
  2. 2016 en Marrquech: 80 
  3. 2017 en Bonn: 25;
  4. 2018 en Katowice: 40
  5. 2019 en Madrid: 43

Para la COP 25 chilena (española por delegación) no esperamos a los presidentes ni de Estados Unidos (si que vendrá Nancy Pelosi), Rusia, China, India, Brasil, Indonesia, México, Canadá, Reino Unido, Alemania. Sólo unos ocho de países de Latinoamérica y Caribe de 42 existentes; siete de los 54 africanos y de Asia el único muy poblado que acude es Bangladesh. Es decir, más del 80% de la población global no tendrá a sus máximos dirigentes ‘empapándose’ de la que se viene encima y de cómo evitarlo. Y, sin embargo, todo indica que esta COP 25 es clave porque si algo ha pasado en estos cuatro años es la verificación científica de que el cambio climático ya está aquí, que el tope de aumento de 1,5º C previsto en Paris es una quimera y que los impactos están siendo ya brutales en muchas zonas del planeta, incluido nuestro país. ¿Hasta cuándo la ceguera de los dirigentes políticos? ¿Hasta cuando la ceguera de quienes les votan?

Precisamente, coincidiendo con la Cumbre que ahora comienza el Observatorio de la Sostenibilidad (OS) hizo público un informe, otro más, con muchos datos que nos retratan donde estamos. Es uno de los muchos de estos últimos días, pero pone números interesantes de lo que ocurre, como recordaba el científico Jorge Lobo (Museo Nacional de Ciencias Naturales) en esa “fina capa de vida de apenas unos pocos metros que tiene el planeta”. Del exhaustivo documento, me quedo con el dato de que en España tenemos hoy 1,57º más de temperatura que cuando nací (recordemos que eso es la media y hay temporadas en la que es mucho más) y que en mi ciudad (Madrid) mis veranos son nueve días más largos. Pero también llama la atención que tengamos 850 grandes instalaciones de emisiones de gases con efecto invernadero (los que generan el cambio climático) pero que sólo 10 grandes empresas generen un 25% de las emisiones de España, empezando por Endesa y siguiendo por Repsol, Naturgy o Acelor Mittal. No parecen muchas. “Lo importante no es acabar con estas empresas, sino que haya el marco adecuado para cambiar el consumo y cubrirlo con energías renovables”, apuntaba Fernando Prieto, del OS.

Federico Mayor Zaragoza, en el acto del Observatorio de la Sostenibilidad. Junao al científico Jorge Lobo. @Rosa M. Tristán

Pese a la alarma que ello debiera generar, el propio presidente de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Fatih Birol, señalaba el pasado viernes  en Madrid que hoy hay más carbón en el mundo que en el año 2000, en concreto 2.250 GW más, pero que el consumo en Asia no deja de aumentar y además sus centrales térmicas tienen 12 años, cuando su vida útil es de más de 40. Son décadas que no tenemos. Y por si fuera poco el carbón, los investigadores del informe  ‘The Production Gap’ del PNUD nos dicen que los productores de gas y petróleo esperan aumentar su producción ¡¡un 120%!! A destacar que este informe (con 50 científicos implicados) se ha llevado cabo con las proyecciones de 10 países y que los máximos dirigentes de siete de los principales productores (China, EE.UU., Rusia, India, Australia, Indonesia y Canadá) no tiene previsto pisar la COP 25.

Federico Mayor Zaragoza, en el acto de Observatorio de la Sostenibilidad, recordaba la frase de que “los presidentes van de cumbre en cumbre y los pueblos de valle en valle” y mencionaba que ya en 1972 (hace medio siglo) el Club de Roma hablaba de futuros impactos del cambio climático, para denunciar a continuación que la UE, aún siendo aún el motor de un posible cambio, está perdiendo su relevancia a medida que ganan votos los negacionistas…. ¿Cómo es posible?, cabría preguntarse. Y a su lado,  la inmensa indignación que transmitía Nicolás Elíades, de Extincion Rebellion, sobre el planeta que vamos a dejar a las generaciones futuras y el hartazgo de quienes no se creen los compromisos: “En los 35 años de mi vida he visto como desaparecían las luciérnagas de mi vida”, comentó Elíades trayéndome del pasado esa imagen de mi infancia en la que las veía brillar.

Y junto a las quejas de estos nuevos grupos de rebeldes y jóvenes de Friday For Future o Greta Thunberg, están los pueblos y gentes que no vienen a la cumbre, pero que ya tienen su vida ‘patas arriba’ porque ya viven en el caos climático. Y sus vidas no son números. Es Christine, en Haití, a la que un huracán seguido de la sequía que se prolongó meses dejó sin hogar, sin cosecha y sin semillas; es Anjou Mbaye, de Guinea Bissau, a la que conocí cuando desesperaba porque los pozos cada vez son más profundos  tienen menos agua; es la guatemalteca Ana Rutilia Ical, criminalizada y acosada porque no quiere que el agua de su río acabe en una hidroeléctrica mientras las comunidades alrededor se quedan secas; es Honorio Souza, de Mozambique, que un día me contó cómo se quedó sin nada tras el paso del ciclón Idai…

¿Y quién paga estos desastres? Uno de los temas que la COP 25 pondrá en la mesa es la creación de un fondo para pagar ya las pérdidas y los daños, que se calculan en unos 300.000 millones de dólares para 2030 que ya están pagando los estados y que los países en desarrollo no pueden asumir sin endeudarse aún más. Más de 150 ONGs de todo el mundo, entre ellas Action Aid (en España, Alianza por la Solidaridad) lanzan estos días una propuesta bien conocida: quien contamina, paga, en este caso a través de tasas que penalicen a las empresas más contaminantes. No puede ser que la cuenta afectada sea la de  Anjoy ni la de Christine, mientras seguimos sin ver, volcados en los ‘black friday’ y las lucecitas navideñas.

Pese a todo, deberíamos estar y estamos, a tiempo de dar un giro espectacular. Por ello es importante que los compromisos que salgan de estos 11 días de cumbre sean grandes, globales y personales, económicos y financieros, y sobre todo en las urnas cuando toca. La gran parte de la humanidad cuyos líderes no estarán en Madrid no se lo merecen. El millón de especies que ahora sabemos que están en riesgo de extinción, tampoco.