La ciencia y los periodistas, un binomio imprescindible


Atardecer en el Roque de los Muchachos con el GTC. durante 100xCiencia. @RosaTristán

Atardecer en el Roque de los Muchachos con el GTC. durante 100xCiencia. @RosaTristán

ROSA M. TRISTÁN

Juntar a los mejores centros de investigación de España con periodistas y con divulgadores en ciencia. Este es el reto que ha asumido el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), con el ánimo de  mejorar los canales de comunicación entre unos y otros, de forma que al final tengamos una sociedad que sea menos analfabeta científica y  consciente de la apuesta que prefiere: un país que viva del conocimiento o de los servicios de hostelería y la construcción.

Durante tres días, en el encuentro 100xCiencia, el IAC reunió con este fin de los directivos de los 20 centros Severo Ochoa, un distintivo de excelencia del que disfrutan los más destacados y que les permite acceder a un apoyo financiero de cuatro millones de euros durante cuatro años. También nos reunimos allí un buen número de periodistas y divulgadores que llevamos mucho tiempo dedicados a informar sobre los resultados de los investigadores, de dentro y fuera de nuestras fronteras. Es más, a menudo más de fuera que de dentro, y eso tiene solución. “Queremos que os sentéis juntos y veamos cómo mejorar esa comunicación”, me decía el director del IAC, Rafael Rebolo, apenas aterrizaba en la isla de La Palma, que tiene el privilegio de acoger uno de los espacios más fascinantes de la ciencia: el Observatorio del Roque de los Muchachos.

Rafael Rebolo, director del IAC, en 100xCiencia. @RosaTristán

Rafael Rebolo, director del IAC, en 100xCiencia. @RosaTristán

En el encuentro, los científicos aprovecharon para echar un rapapolvo al Gobierno, recordando que a punto de acabar la legislatura el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sigue sin transformarse en Agencia y por tanto continúan presos de una burocracia que casa muy mal con el desarrollo científico, a la vez que sujetos a lo que algunos de ellos calificaron de “caos” en la institución tras los últimos ceses y dimisiones.

También reclamaron un Pacto por la Ciencia entre todos los partidos, que les evite estar al vaivén del Gobierno de turno, y pidieron que, de cara a las futuras elecciones generales, todos dejen claro cuál es su apuesta real por la investigación y el desarrollo en España.

No me voy a parar aquí en las presentaciones de esos 20 Severo Ochoa, mucho más desconocidos de lo que sería deseable, y que abrieron las puertas a mil posibles historias, sino en cómo se puso en evidencia lo mucho que queda por avanzar para que seamos capaces de comunicar bien su trabajo y para acabar con ese prejuicio que algunos investigadores mantienen sobre el rigor de los periodistas, así en general. Sobre todo cuando se trata de los títulos.

Mesa redonda en 100xCiiencia. @IAC

Mesa redonda en 100xCiiencia. @IAC

Kenneth Chang, corresponsal científico del New York Times, fue el primer en poner sobre la mesa algo que practicamos casi todos los del ramo a la hora de trabajar: para informar sobre ciencia hay que sacrificar la precisión, que no el rigor, por la claridad, y además es importante saber relacionar el trabajo científico con las grandes preguntas a las que buscamos respuesta, ya sea con una terapia, un exoplaneta, un fósil o una nueva fuente de energía. La verdad es que todos sentimos la punzada de la envidia cuando Chang comentó que en su sección son 17 reporteros, cinco editores, un editor web y un fotógrafo. Envidia porque en España muchos periodistas, entre las que me incluyo, con la crisis hemos salido de medios. A menudo el relevo le toman científicos divulgadores, que ciertamente saben mucho de sus temas pero cuya función, valiosísima, es muy distinta a la de un informador.

Astrónomos trabajando una noche en el GTC. @RosaTristán

Astrónomo, de noche en el GTC. @RosaTristán

Y es que en el encuentro se puso de manifiesto también la confusión que existe entre divulgación e información periodística. Esta última, por supuesto, necesita algo de la primera para hacerse entender por un público no especializado, pero su objetivo es otro. Es valorar noticias más relevantes, contrastarlas con varias fuentes, darles el contexto general y publicarlas. Sin embargo, muchos centros, al mencionar su interés en la Comunicación, nos hablaron de jornadas de puertas abiertas, vídeos, seminarios o visitas de colegios, pero poco de cómo  generan sus noticias. Y la verdad es que no nos llegan. Durante años me he enterado de la presencia de un investigador español en una trabajo importante publicado en Science o Nature  al fijarme en los pies de página. Ninguna nota de ese centro me había puesto antes sobre la pista. Ahora, algo ha mejorado el asunto, pero aún así sigo recibiendo mucha más información de fuera de España que de dentro.

Carmen Vela, tras la clausura de 100xCiencia.

Carmen Vela, tras la clausura de 100xCiencia.

En la mesa redonda en la que participé con varios colegas, Michele Cantanzaro puso de manifiesto que los periodistas debemos ser críticos con los científicos si así lo merecen, pues eso marca nuestra independencia . “No somos amigos de los científicos, somos informadores”, resumió más tarde la periodista Mónica Salomone. Asimismo, se insistió en que los centros necesitan profesionales de la comunicación que sepan ‘vender’ sus resultados, para que nuestra agenda no la marquen solo las revistas internacionales o grandes instituciones, como la NASA.

Los científicos, por su parte, comentaron su desacuerdo con la imagen de su labor que se ofrece en algunos programas de televisión, “haciendo experimentos con los que parecemos magos”, y con titulares que rozan la ciencia-ficción. Y es que la ciencia se está poniendo de moda con programas que tratan de captar al público desde el puro entretenimiento y el espectáculo. Sin embargo, para aquellos que sienten interés por la ciencia, los que convierten el agua en Marte o el bosón de Higgs en las noticias más compartidas en las redes sociales, hay poco donde elegir. Tampoco las noticias se prodigan en la radio.

Teatro de La Palma donde se celebró 100xCiencia

Teatro de La Palma donde se celebró 100xCiencia. @RosaTristán

Algunos investigadores me comentaron después que los periodistas les habíamos dado “una colleja’ por no profundizar en esta relación informativa que es tan necesaria para ambos. Para ellos, porque lo que no se conoce no se valora. Para nosotros, porque dar a conocer los resultados de su trabajo forma parte de nuestro quehacer.

Y no pudo faltar la visita a los telescopios del Roque de los Muchachos. Al Gran Telescopio Canario (GTC), con su espejo de 10,4 metros de diámetro (el más grande del mundo); a los Magic, que captan los rayos gamma que nos llegan de sucesos muy energéticos del Cosmos (explosiones estelares); al Willliam Herschel (capaz de detectar los objetos más lejanos) y al Galileo, donde durante la visita nocturna los astrónomos andaban detrás de un exoplaneta abrasador (está tan cerca de su estrella que su año es de unos cuatro días) situado a 600 años luz de la Tierra. En otras palabras, cuando esa luz que veía en la pantalla salió de allí, aquí Galileo aún no había utilizado su telescopio.

 

 

 

 

Catástrofe en Guatemala por maltratar un río


(Vídeo de Rony Armando Choche, del río Pinula y derrumbe de casas en 2013)

ROSA M. TRISTÁN

Unos hablan de 450 desaparecidos, otros de 600, y las cifras de muertos no dejan de crecer, así que me ahorro un número que quedará viejo según le escribo. En una colonia  cercana a la capital de Guatemala, El Cambray 2 (municipio de Santa Catalina de Pínula) ha ocurrido una tragedia. El deslizamiento de un terreno ha arramblado con más de 120 casas y la vidas que las habitaban, y enseguida políticos del país se han lamentado del “desastre natural”. Dos palabras tras las que se quiere esconder responsabilidades que tienen muy poco de “naturales” y mucho de desidia institucional y maltrato a esa misma naturaleza, en forma de río, hacia la que lanzan el dedo acusador.

Algunas noticias adelantan que las autoridades y expertos habían avisado a la población de que era un lugar de riesgo, de que debían irse a otro lado… pero lo que es hacer, no hicieron nada para favorecer ese cambio de ubicación; y mientras el río Pinula, que atravesaba el cerro hoy desmoronado, iba adaptándose a la tortura a la que le sometía la presión humana, hasta que la tierra, la Tierra, explotó en ira, como tantas otras veces ha pasado y pasará.

Área de deslizamiento en Cambray 2, faciliada por CONRED.

Área de deslizamiento en Cambray 2, faciliada por CONRED.

Hete aquí que encontré el informe de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala en el que hace casi un año (noviembre de 2014) se insistía en la necesidad de tomar medidas urgentes en el río Pinula, haciendo un retrato dantesco de su situación: se advirtió de que había viviendas dentro del cauce del río que había que desalojar, se detectó que las tuberías de aguas residuales iban directamente al cauce, que se usaba el río como basurero, que los vecinos lo habían estrechado para poder pasar de una orilla a otra, que se habían hecho abruptos cambios de sección que eran peligrosos, que había casas construidas en terrenos con 35º de inclinación, y en definitiva que era “notorio el incremento de caudales, contaminación y alteraciones en el Pinula como consecuencia del aumento de la población dentro de toda la cuenca sin regulación alguna”.

Dicho documento, de hace casi un año, recomendaba realojar en otro lugar a toda la población en riesgo (lo que es muy distinto a decirles: “Oye, que te vayas”, sin dar ninguna alternativa donde reiniciar la vida) o que se hicieran las obras que permitieran al río seguir con su flujo de agua en condiciones normales, es decir, naturales. Se pedía estabilizar las laderas, evitar las basuras… Es decir, haber recuperado el respeto que merece la naturaleza, para que  su indignación no llegara en forma de alud. Pero nadie movió un dedo, a tenor de lo ocurrido.

Bien es verdad que en Guatemala el medio ambiente no ha sido prioridad para los dirigentes del país centroamericano. Pese a su espectacular biodiversidad, que pude conocer hace ya muchos años, los desastres ambientales se suceden: derrames de plaguicidas en ríos de Petén por empresas de palma africana, empresas extranjeras que acaparan recursos naturales, sequías cada más más largas debido al cambio climático, deforestación descontrolada, contaminación del 90% del agua dulce del país

No olvidemos que nada de lo ocurrido es ajeno al desarrollo insostenible en el que nos movemos, y del que tan poco se ha hablado estos días, pese a ser el mayor reto que tiene la Humanidad de aquí al 2030. ¿Demasiado largo plazo para los políticos? Demasiado largo parece para este planeta.