La manifestación de la Ciencia: “Nos desprecian”


La Carta de la Ciencia, contra las vallas.

La Carta de la Ciencia, contra las vallas.

La manifestación más numerosa de la Historia protagonizada por los científicos de este país se ha topado con el ‘desprecio’ del Gobierno. Así lo señaló Emilio Criado, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ante la valla cerrada del Ministerio de Economía y Competitividad. Es el mismo desprecio que antes sufrieron docentes, y médicos, y personas dependientes. Ahora les ha tocado a ellos.

La protesta, convocada legalmente, pretendía acabar con la entrega de la Carta por la Ciencia, con 45.000 firmas de investigadores a alguna autoridad competente en la materia. Pero nadie había disponible. Sólo el funcionario del Registro General. La foto hubiera sido buena, pero no pudo ser. El personal de seguridad (guardias civiles y policías) impidió la entrada de los periodistas a ese momento, y al final la Carta quedó pegada a la valla. En la calle, entre barrotes. “En respaldo a la libertad de información, la dejamos aquí. Esto es ilegal y absurdo”, señaló Criado.

Salón de Actos del CSIC, a tope

Salón de Actos del CSIC, a tope

¿La recogería alguien después? Desde luego no el ministro De Guindos, que al parecer estaba de viaje, ni la Secretaria de Estado de Investigación, que había ido de visita a la Casa Real (según explicaron por email al recibir la petición de un encuentro)  ¿Alguien más que se ocupe en el gran edificio de la ciencia española? Pues ¡el funcionario del registro!  y nadie más había disponible.

La jornada #14jporlaciencia había comenzado con una sorprendente afluencia de investigadores. Entre ellos, catedráticos de universidad, muchos profesores de investigación del CSIC, becarios, técnicos… Más de un millar, que abarrotaron el salón de actos del CSIC como primer punto de encuentro. No todos pudieron entrar.

Amaya Moro-Martín, del Centro de Astrobiología, y un representante de  los Jóvenes Investigadores Precarios fueron desgranando en el escenario los males que aquejan a la Ciencia, y que este LABORATORIO PARA SAPIENS lleva tiempo recogiendo: la reducción de un 40% de los presupuestos desde 2009, la intención de no dedicar a I+D un 2% del PIB para 2020, las convocatorias del Plan Nacional paralizadas, la pérdida de 2.000 investigadores en el CSIC porque no se reponen las jubilaciones (sólo en un 3% de los casos), la incongruencia de apostar por la ciencia aplicada y desmantelar la básica, de la que depende la primera, el absurdo de negar fondos a los investigadores porque sus comunidades autónomas tengan déficit….

Manifestación por La Castellana.

Manifestación por La Castellana.

“Estamos realmente en manos de gente que desprecia la Ciencia”, aseguró el presidente de COSCE, Carlos Andradas. “No había ocurrido nada igual desde el desmantelamiento que tuvo lugar con la Guerra Civil. Estos señores ni piensan en la historia ni en el futuro“, diría después Emilio Muñoz, que fue presidente del CSIC y no disimulaba su indignación con lo que está pasando: “He analizado lo que ocurre en Europa y resulta que los países que nos imponen la austeridad son los mismos que invierten más en I+D“, apuntaba. ” Y dicen que es bueno que los jóvenes nos vayamos de España a investigar, pero esto no es una fuga de cerebros ¡es un exilio obligado!“,concluía José Manuel, de Precarios.org.

Ya en la calle, las consignas no dejaron lugar a dudas: “Menos sobres, más cajales” (en referencia a los contratos Ramón y Cajal), “Ministro escucha, la ciencia está en lucha”,”Menos Ronaldos y más doctorandos”….

Pero la mayoría desfilaba sin armar mucho ruido, algunos con sus batas blancas. Casi todos, comentando el desastre en cada uno de sus centros, porque ninguno se salva. Y Eduardo Rial, del Centro de Investigaciones Biológicas, me contaba que viven de estudiantes en prácticas. Y su compañera Lara Ordoñez, que investiga algo tan importante como el Alzheimer, que en su laboratorio eran 15 hace dos años, ahora son seis, y en breve serán cuatro. Y Jorge Rubén anunciaba que se va a Cambridge para el próximo curso.. Y de fondo gritos de: “No estamos todos, faltan los exiliados”. Pero el lingüista José Álvarez se fecilitaba de vivir ahora en Portugal donde, por cierto, también hay crisis.

Me acerqué a Rafael Rivilla, de la Universidad Autónoma, y él se quejaba de que ha tenido que pedir un préstamo a su rector porque aún no ha visto un duro del proyecto del Plan Nacional aprobado en diciembre del pasado año, un trabajo con el que lleva 15 años descubriendo microorganismos que mejoran la producción agrícola o remedian desastres ambientales. “¡Si ni siguiera nos han dicho con qué dinero contamos!”, protestaba otro bata blanca a su lado.

Junto al Ministerio de Economía.

Junto al Ministerio de Economía.

Caminando entre unos y otros,  Juan de la Figuera y José Marco, del Instituto de Química y Física (CSIC), me pidieron que apuntara en mi libreta que “en tres meses sólo han gastado 23 euros en material del almacén“. En su centro ya se ha ido al extranjero algún profesor investigador, de los que tienen plaza fija. “Angel Cuesta consiguió 600.000 euros de la empresa norteamericana Halliburton, que se interesó por sus trabajos. Pero aquí vio que no tenía recursos para trabajar y se ha ido. Y ahora trabajamos del dinero que pudo dejarnos. Así estamos. Y piensa una cosa ¿qué empresa española se lee los artículos científicos para ver si algo publicado le interesa? Esa investigación básica es fundamental y en otros países saben verlo. Aquí no”, denunciaban.

Más adelante me encontré con dos jóvenes extranjeros. Un vietnamita (Thanh Nguyen) y un indio (Abhimanyu Singh), ambos en el Centro Nacional de Biotecnología: “Estamos aquí investigando por un tiempo limitado, pero vemos que lo que ocurre en España es un desastre, por eso hemos venido. Mi país es más pobre de media, pero invierte más en ciencia y eso nos impulsa como país emergente”, me aseguraba Singh.

Asi ha quedado la valla ministerial: NO HAY PAÍS PARA TANTO CEREBRO...

Asi ha quedado la valla ministerial: NO HAY PAÍS PARA TANTO CEREBRO…

Y así, entre unos y otros, hasta llegar al Ministerio. Y no eran miles, pero eran muchos para un colectivo que cada vez se ‘adelgaza’ más. Nunca tantos salieron juntos a la calle. Andradas estaba satisfecho con la afluencia, que poco tenía que ver con la que hubo en diciembre: “Que haya venido tanta gente es muestra de que estamos muy preocupados ante esta parálisis total”.

Al final, frente a Economía, se toparon con el retrato de esa parálisis en toda su extensión: nadie para recibir a los investigadores, nadie que hacerse cargo de las decenas de miles de firmas que llevaban en un sobre (“Abran la puerta, traemos un sobre” gritaban en referencia al caso Bárcenas). Tan sólo agentes de seguridad que impidieron a los medios de comunicación el paso para ‘registrar’ el momento en el que un funcionario del Registro pondría en la saca del correo recibido la Carta de la Ciencia. Tampoco eso fue posible. Y los portavoces, sobre en mano, volvieron a la calle: “No sólo nos sentimos huérfanos en este Ministerio, nos sentimos despreciados”, declaró Criado.

Anuncios

  1. Pingback: El entierro presupuestario de la ciencia española | Agibilis

  2. Pingback: La noche del ‘entierro’ de la Ciencia | Laboratorio para Sapiens

  3. Pingback: Vacaciones científicas: o sí, o también | Laboratorio para Sapiens

  4. Pingback: Los científicos: ¿Es legal el ‘corralito’ del CSIC? | Laboratorio para Sapiens

  5. Pingback: El CSIC: 15.000 científicos en un corralito sin salida | Laboratorio para Sapiens

  6. Pingback: ¿Gratificaciones en un CSIC en crisis? Los científicos piden explicaciones | Laboratorio para Sapiens

  7. Pingback: La manifestación de la Ciencia: “Nos desprecian”

  8. De acuerdo con casi todo pero… Si las empresas no se leen los artículos científicos ¿por qué no van los científicos a las empresas a dar a conocer sus investigaciones? Un poco aborregadillos si que estamos. Reconozcámoslo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s