Un círculo de amigos para salvar el Fondo Kati de Malí


Algunos de los manuscritos del Fondo Kati.

Algunos de los manuscritos del Fondo Kati.

La biblioteca del Fondo Kati está de nuevo desperdigada, escondida, a salvo de los saqueadores que los últimos meses han campado a sus anchas por  Tombuctú (al norte de Mali), pero aún en peligro. Volver a reunificar y contribuir a la conservación y la investigación de más de 3.000 manuscritos,  algunos del siglo XII y XIII, es el objetivo del recién estrenado Círculo de Amigos de la Fundación Mahmud Kati, que se constituyó hace unos días en Madrid con vocación de extenderse por todo el país…..

Un grupo de periodistas, escritores, cineastas, galeristas y artistas, junto con el heredero de este fascinante legado, Ismael Diadé Kati, se reunieron a comienzos de mes para dar forma a una iniciativa que ya nace con un proyecto entre las manos: el apadrinamiento de manuscritos. El Fondo Kati, explicó Ismael Diadié, permanecerá oculto en varios lugares mientras la situación sea inestable en el norte del país. Tombuctú ha sido liberada de las fuerzas islamistas, pero los militares siguen en la zona y, como reconocía su heredero y propietario, “el mercado negro de manuscritos es una tentación muy fuerte”.

Tuve la suerte de entrar en ese Círculo de una 20 personas, en el que también estaban artistas como la fotógrafa Ouka Leele (Bárbara Allende), la subdirectora general de Promoción de las Bellas Artes, Begoña Torres, el esctitir Raúl Peña o la responsable de la Biblioteca Islámica de la AECID, Luisa Mora. Ismael, vestido con su traje tradicional aseguraba: “No me lo quitaré hasta que el Fondo esté a salvo”, recordando otra promesa de una reina española que expulsó a sus antepasados.

MIembros del Círculo Amigos Kati, con Ismael Kati en el medio.

MIembros del Círculo Amigos Kati, con Ismael Diadié Kati en el medio.

Emocionante fue oírle contar cómo su antepasado, en mayo de 1448, abandonó la ciudad de Toledo camino del exilio con sus libros a cuestas, cómo atravesó Marruecos y fue escribiendo los avatares de su viaje en los márgenes de aquellos legajos, cómo en estos siglos la biblioteca se perdió y recuperó varias veces a lo largo de los siglos, al albur de la caída de  un imperio o una dramática historia de amor …

En cada momento de esa historia, el Fondo de la familia Kati fue incrementándose con nuevas obras, en cuyos márgenes también se escribieron otras memorias… hasta que en el siglo XIX, para evitar su destrucción, se dividió entre varios clanes y así estuvo, dividida, hasta que el padre de Ismael y él mismo, a finales de los 90, decidieron rescatarla del olvido. “Mi padre murió antes de ver la tarea terminada, pero yo seguí buscando, hasta reunir todo lo que se ha podido rescatar”, rememora el blibiotecario maliense.

LAS CRÓNICAS DE ES-SAHELI

Al final, unos 3.000 manuscritos, algunos tan valiosos como Las Crónicas sudanesas de Es-Saheli (arquitecto y poeta granadino que creó un estilo en todo el Sahel ) o un Corán ceutí grabado en oro. Pero esos son sólo la punta de El Dorado de este tesoro: se calcula que hay unos 300 de autores andaluces, 100 de renegados cristianos, 60 de comerciantes judíos y el resto de temática árabe variada (religión, ciencia, medicina, derecho, filosofía, etcétera), que ayudan a conocer la historia de esos andalusíes exiliados en el siglo XV.

Diadié Kati, con ayuda de intelectuales españoles como José Ángel Valente, Juan Goitisolo, el portugués José Saramago o el exministro Manuel Pimentel, logró que la Junta de Andalucía financiara la construcción edificio en Tombuctú donde preservar la biblioteca. Y se habló de digitalizar las obras con ayuda española, para evitar que su contenido se perdiera de nuevo. Pero no se hizo nada, y la guerra ha vuelto a esa inestable zona del planeta con violencia destructora, de vidas y de historia.

Antes de que llegaran los últimos invasores (a mediados del año pasado), los Kati lograron sacar de la ciudad todos los libros, ocultándose en la la pálida oscuridad de las estrellas. El País publicaba recientemente que fue el chófer quien salvó el Fondo Kati, pero Ismael asegura que sólo fue un colaborador más y que ahora mismo hay un buen número de guardianes en lugares que no puede revelar (por su seguridad) que se encargan de ella.

Pero necesita recursos para ello. Para remunerar a estos vigilantes, para poder reunir el fondo cuando sea seguro que vuelva a la luz y, sobre todo, para digitalizar la biblioteca entera y ponerla en valor, organizando exposiciones, fomentando la investigación de los expertos de todo el mundo. Y quiere hacerlo sin perder la propiedad de lo que tanto le ha costado reunir.

” El investigador John Hunwick, de la Universidad de Illinois, cuando vió los manuscritos en Tombuctú se puso a llorar”, me cuenta Ismael. “Se acababa de jubilar y había pasado años estudiando unas pocas páginas del Fondo Kati. Cuando vió lo que teníamos allí, temblaba de emoción. Aún queda mucho conocimiento por descubrir en estos libros”, asegura.

Pronto el Círculo de Amigos del Fondo Kati comenzará a trabajar. Los que quieran implicarse en el proyecto, podrán hacerse padrinos de uno (o más) de esos tesoros por 30 euros al año. “A cambio su nombre se ligará a la historia de estos manuscritos, como ha ocurrido a lo largo de los siglos, y también tendrán descuentos en exposiciones y publicaciones que surjan en torno a la biblioteca”, explica Sandra Irigoyen, una de las promotoras de la idea, junto al propio Ismael.

Quienes hemos recorrido Mali  hemos vivido esa sensación de estar al borde del presente y el pasado, de la paz y del peligro, de la intensidad de la vida y las miserias insalvables de la pobreza,  pero también hemos comprobado que su cultura tiene un poso que nos une en la distancia. Ahora podemos ayudar a salvarlo.

FORMULARIO APADRINAMIENTO

MIEMBROS DEL CÍRCULO DE AMIGOS:

-Ismalel Diadé Kati (Propietario Fondo Kati)

-Sandra Irigoyen (Galerista)

–  Raquel Fernández Santos (Escultora)

–  Julián Franco (Arquitecto)

– Irene López de Castro (Artista/pintora)

–  John Damanti

–  Miguel Ángulo Peláez ( Abogado / Asesor)

– Pilar Rubio Remiro ( Fundadora ‘Altair’ y creadora de La Línea del Horizonte)

– Fco. Javier Diez Ballesteros ( Ex Director de Radio·3 y Comisario Exposiciones)

–  Mª Luisa Rodríguez Garza

–  Bárbara Allende ( Ouka Leele)

– Eusebio Lázaro ( Cineasta)

– Rosa Tristán (Periodista Freelance)

–   Begoña Torres ( Subdirectora General de  Promoción de Bellas Artes– Ministerio de Cultura)

– Nieves Tomas ( Ediciones TASCHEN Madrid )

–   Raúl Peña ( Escritor )

–    Natalia Márques ( Galería Arnés y Röpke)

– Javier González-Elías (Galerista)

– Luisa Mora Villarejo (Directora Biblioteca Islámica de AECID)

-Fernando de la Peña de Granda (Arquitecto)

-Alicia Sánchez Gómez (Ilustradora y escultora)

-Daniela Arrieta (Pintora y fotógrafa)

-Juan Carlos Arias (Escultor y escritor)

Anuncios

  1. Pingback: 12.000 manuscritos del Fondo Kati siguen en la estacada | Laboratorio para Sapiens

  2. Pingback: Apadrina un manuscrito, una gran iniciativa

  3. Pingback: Bibliotecas africanas: La biblioteca de Tombuctú (Mali) | LITERAFRICA

  4. Pingback: El Fondo Kati ya tiene web y sede en España | Laboratorio para Sapiens

  5. Pingback: Apadrina un manuscrito, una gran iniciativa

  6. Pingback: Creado un Círculo de Amigos de la biblioteca Kati de Tombuctú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s