Subí con Neil Armstrong en el ascensor


Subí con Neil Armstrong en el ascensor. Fue un viaje corto, sólo unos pisos, en un hotel del sur de Tenerife, pero estar con él en un espacio tan reducido, no más quizás que el Apollo 11 con el que aterrizó en la Luna, fue un bonito regalo de cumpleaños, el 24 de junio del pasado año.

.

Neil Armstrong y la autora, en Tenerife en junio de 2011

Neil Armstrong y la autora, en Tenerife en junio de 2011

Armstrong, fallecido el sábado pasado a los 82 años, estaba en Canarias para participar en el Starmus Festival, un evento ya irrepetible en el que el astrónomo Garik Israelian logró reunir a astronáutas, cosmonautas, astrónomos y otros científicos para hablar de la exploración del Cosmos, con motivo del 50 aniversario de Yuri Gagarin.

En su conferencia, el comandante defendió los vuelos tripulados frente al envío de robots, como el ‘Curiosity’ que se pasea ahora por Marte. “En la Luna estuvimos en seis lugares pero hay siete millones de hectáreas por descubrir, y es un lugar seguro por la radiación. Ir a la Luna nos ayudará a ir más lejos. Hemos gastado mucho dinero preparando un viaje a Marte y si falla, la capacidad de ir más allá se abandonará. Solo la experiencia en mejores vuelos dará seguridad”, aseguraba. Aquello sonó como una petición al Gobierno de Barak Obama para que no abandonara el proyecto de volver a la Luna.

La llegada de Neil Armstrong a Tenerife estuvo marcada de expectación en la sede del Starmus Festival, donde era difícil caminar sin tropezarse con un Nobel o un viajero espacial. Israelian estaba eufórico porque el comandante hubiera confirmado su asistencia y todos esperaban su aterrizaje en el complejo hotelero al que se tuvo que ver constreñido el evento por falta de apoyo oficial.

Con Jim Lovell

Con Jim Lovell

Bueno. Todos no le esperaban. Menos gracia hizo su presencia a su compañero de aventura en el Apollo XI, Buzz Aldrin, que abandonó la isla un día antes de que Armstrong se presentara. No se hablaban desde hacía décadas. De hecho, Aldrin, había dejado caer un día antes en su conferencia, medio en guasa medio en serio, que si su huella no fue la primera en la Luna se debió sólo a que el comandante “estaba más cerca de la escotilla y salió antes”.

En Starmus, fue Aldrin quien explicó los detalles del famoso alunizaje en 1969 y Armstrong quien habló de los inicios de la carrera espacial, del hito “de viajar a 10 veces la velocidad de una bala de rifle” y del futuro, que ya no verá. Reconoció que le habría gustado morir sabiendo si estamos o no solos en el Universo y describió nuestro planeta, desde los  385.000 kilómetros, con estas palabras: “La Tierra es preciosa, está en la situación perfecta; pero yo la he visto de lejos, y he visto  meteoritos cayendo bien cerca como una lluvia, he visto tormentas nocturnas iluminadas por rayos y he visto huracanes gigantes y ‘tsunamis’. Si viniera de un planeta de la estrella Vega diría que es un lugar muy peligroso“.

El viejo astronauta señalaba que si el siglo XX  fue el del progreso tecnológico, el XXI debía ser el de la mejora del comportamiento de los seres humanos y de la capacidad “para expandirnos más allá de la Tierra, deseosos de compartir lo bueno que tenemos”.

Ya en la cena de gala, hubo ocasión para acercarse a Armstrong, que en todo momento estuvo acompañado por una asistente personal. Lucía sonriente, encantado de compartir mesa y mantel con Jim Lovell, Charles Duke, Alexei Leonov,  Victor Gorbatko, Richard Dawkins y otros muchos científicos de alto copete. Algunos pretendieron un autógrafo, pero a eso no se prestaba para evitar las inevitables pujas en internet.

Las autoridades canarias, que habían ninguneado el Starmus Festival y sólo dieron unas migajas económicas al evento (el Gobierno central, ni eso), si que se apuntaron al acto estrella para ‘salir en la foto’ con tan insignes figuras espaciales.

Los periodistas no tuvimos ocasión para entrevistas personales, pero el destino quiso que de vuelta a la península ambos cogiéramos el mismo vuelo, casi de madrugada. Así, pude verle desaparecer entre la multitud del Aeropuerto de Tenerife Norte, entre hombre, mujeres y niños cargados de maletas y ajenos a que ese hombre mayor y con
gafas, algo encorvado y somnoliento, había dado “un gran paso para la Humanidad” que tardará muchos años en repetirse.

Adiós Neil.

Seguirás presente en este ‘Laboratorio para Sapiens’.

Anuncios

  1. Pingback: Un peligroso ángulo ‘ciego’ frente a un asteoride destructor | Laboratorio para Sapiens

  2. Pingback: Starmus 2016, el primer homenaje a Stephen Hawking | Laboratorio para Sapiens

  3. Pingback: STARMUS (4): Ciencia de cinco estrellas… y el Gobierno ‘ausente’ | Laboratorio para Sapiens

  4. Pingback: Un festival de estrellas: vuelve Starmus | Laboratorio para Sapiens

  5. He encontrado Programa del Jable al Malpei /Radio Sintonia. 2011.06.28 en Fuerteventura donde Rosa cuenta a viva voz su experiencia, merece la pena escucharlo, les dejo el enlace

    2011. 06.28. Del Jable al Malpei Presentación- Canción: Queen / Bohemian Rhapsody El fundador de los Queen, el guitarrista Brian May, presente en Tenerife en Starmus Festival. 1.-Tema: Rosa Tristan: corresponsal de Ciencia de El Mundo, ha estado con los astronautas en Tenerife en el Starmus Festival.— Ha subido en el ascensor con Neill Amstrong 2.-Tema: Ruta por La Palma: Cocinera de Astrofísicos: Dasy Hernández. Hoy rige un Restaurante en Puntagorda: El Jardín de Los Naranjos. 3.-Tema: Sara Díaz. Reserva Marina de La Palma

    http://www.ivoox.com/programa-del-jable-al-malpei-radio-sintonia-2011-06-28_rf_1398264_1.html

    Me gusta

  6. Me encanta el post, Rosa. Especialmente descubrir que alguien como Armstrong piensa, o pensaba, que el gran reto de este siglo no está en Marte sino aquí, en la Tierra, y somos nosotros mismos. Y otra cosa: ¿qué tal si le dedicáramos el mismo empeño a los fondos marinos?

    Me gusta

  7. Me ha emocionado, Rosa, pude vivir gracias a ti el concierto del evento y recuerdo como nos contastes tu encuentro en el ascensor y como nos señalastes a Luis y a mi quien era Armstrong… Miramos entusiasmados de ver al primer hombre que pisò la luna tan cerca de nosotros, de nuevo gracias por esto y por tu maravilloso artículo.

    Me gusta

  8. seguro que el espacio del ascensor era más pequeño que el del Apollo, que me han dicho que era como viajar apretado en un Seat 600 de la época. Mis condolencias porque sabemos que esta muerte te ha tocado mucho por haber conocido de cerca al personaje.

    Me gusta

  9. Gracias por este relato maravilloso que disfruté. Los astronautas y los viajes al espacio han llamado mi atención desde el vuelo de Yuri Gagarin cuyas reseñas en prensa recorté siendo un niño y aún conservo esas amarillentas noticias del periódico. saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s